El Arzobispo recibió esta mañana al intendente de Corrientes, Fabián Ríos y a la viceintendente Any Pereyra. Entre otros temas, dialogaron sobre el proyecto que lleva adelante el Municipio de remodelación para la puesta en valor del patrimonio histórico y público de la Plaza la Cruz. Los funcionarios dieron detalles de las obras, aclarando que no se generaran inconvenientes arquitectónicos ni ambientales; dejaron en claro que los trabajos se están haciendo en base a un pre estudio que se llevó adelante para salvaguardar cualquier tipo de inconvenientes, como los que generaron cierta preocupación entre los vecinos de ese histórico paseo.

Monseñor Andrés Stanovnik, dialogó con Ríos y Pereyra sobre la situación que se generó con algunos vecinos que se mostraron preocupados por las obras. Entendiendo la valides de los reclamos y respetando el interés de los vecinos, los funcionarios detallaron al Arzobispo el proyecto integral, asegurando que se respetarán los aspectos históricos, arquitectónicos y naturales de la plaza.

Las obras que la Municipalidad de Corrientes realiza en la plaza La Cruz, tienen por objetivo la remodelación y puesta en valor del tradicional espacio público. Los funcionarios aclararon que “las obras de embellecimiento conservarán el diseño arquitectónico original del histórico paseo, con algunas adaptaciones urbanísticas para generar un entorno más inclusivo y amigable que propicie la integración comunitaria para las familias correntinas”.

El proyecto prevé “nuevas veredas perimetrales y los senderos internos -cerca de 5.00 metros cuadrados-, las que estarán adaptadas con rampas de acceso para personas con movilidad reducida y baldosas guías para personas con disminución visual”.

Asimismo, los caminos centrales ya han sido refaccionados y llevarán baldosas estampadas con atractivos diseños coloniales, siempre respetando la estética tradicional, se aseguró.

Se construirá un acceso especial de peatones que interconectará la Iglesia de la Cruz de los Milagros con la Escuela del Centenario, atravesando la plaza. Entre los trabajos que ya se hicieron, “se construyó otro acceso desde la esquina de Bolívar y Buenos Aires hasta la de Belgrano y Salta, así como ya existe desde Buenos Aires y Belgrano hasta Bolívar y Salta”.

Además, el monumento a José Ramón Vidal será recuperado y embellecido, así como la pérgola característica de la plaza, que ya fue renovada; y el monolito ubicado en el ingreso de Salta y Bolivar.

La obra urbanística, explicaron, “incluirá adaptaciones de nivelación de altura y eliminación de barreras arquitectónicas en los laterales de las calles Belgrano y Bolivar, entre Buenos Aires y Salta;  para generar un entorno más inclusivo y amigable que propicie la integración del espacio con la Iglesia de la Santísima Cruz de los Milagros y la escuela centenario”.

En cuanto a nuevo parquizado, “se colocaron 6.000 m2 de nuevo césped y se avanza con el plantado de 6.000 m2 de plantines florales y 200 arbustos y árboles (lapachos y palmeras) que embellecerán el paisaje urbanístico”.

Los funcionarios contaron al Arzobispo que “en toda la plaza se instalarán más bancos de descanso, así como nuevos juegos adaptados para personas con discapacidad y máquinas biosaludables para entrenamiento físico. También se mejorará el sistema de iluminación, que incluye recuperación de las farolas coloniales, características de la ornamentación y el estilo tradicional de la plaza. Pero también se colocarán nuevas columnas con modernas luces LED, como aporte a la seguridad ciudadana; y torres con luces de colores para resaltar la belleza paisajística de la plaza”.