Otra vez las malas costumbres de los políticos en la ciudad de Corrientes.

 

COMENTARIOS