El gobierno no comunica la erogación de sus inversiones, sobre todo cuando se trata de reparaciones de los establecimientos educativos. La nueva forma de publicidad de los actos de gobierno, se sigue advirtiendo con solo transitar la ciudad. En su publicación del pasado 7 de julio, 1588 informó sobre esta irregular modalidad: los carteles sin el Presupuesto de la Obra. Ni descuido, ni olvido. No para pocos sería una simple estrategia de ocultamiento por si las moscas, y el asedio de la prensa.
La seguidilla de informes periodísticos de posibles sobreprecios, no desmentidos por las autoridades, en los emprendimiento públicos concretados por la administración radical de Ricardo Colombi, probablemente delinearon esta nueva modalidad: los soportes explicativos de la obra en ejecución o por ejecutar, no detallan el desembolso de la inversión.
Dos semanas atrás, este medio publicó que tanto el Colegio Secundario Manuel Vicente Figuerero, como en la Escuela Primaria Gobernador José María Llano, donde se realizan refacciones, si bien se exponen los obligatorios Carteles de Obra con los nombres de las empresas responsables (JUVIC S.A. y CILEA SRL) como el plazo de ejecución (210 y 90 días), en ellos no se informa cuanto será el costo que demandarán los trabajos. Ahora se descubrió que en el Colegio José Manuel Estrada, más conocido como la Regional, se observa el cartel con otra peculiaridad: no figuran solo el Presupuesto de la inversión, tampoco la empresa que lo ejecuta, y menos el plazo de duración de la Obra. Desde la legislatura local no surge ningún pedido de informes sobre la anormal situación, que para la mayoría pasa desapercibida.

Diario 1588

COMENTARIOS