Así lo revela un informe de la Defensoría de la Tercer Edad. Más de 3 millones de jubilados llegan a cubrir solo el 40 % de los productos de primera necesidad. En los primeros cuatro meses del año se registró una suba del 12, 84 por ciento por encima de la inflación en la canasta básica.

Un jubilado necesita 16.134 pesos para cubrir la canasta básica a precios de mayo, según la medición del área de Tercera Edad de la Defensoría porteña. De este modo, se registró un alza del 12,84 por ciento respecto de la anterior medición, en diciembre de 2016.

Debido a dicha inflación, hubo un aumento considerable en los alimentos, servicios, remedios, alquileres, entre otros, por lo que la canasta básica se elevó a un costo de $16.134 y es imposible para los jubilados llegar a fin de mes.

Al respecto, Eugenio Semino, titular de la Defensoría, dijo que: “Con el actual mínimo de $ 6.394, más de 3 millones de jubilados y pensionados, apenas llega a cubrir el 40% de la canasta. Y en peor situación están 1,5 millones de beneficiarios de pensiones no contributivas, que percibe un 70% del haber mínimo”.

COMENTARIOS