Los cigarrillos de las marcas pertenecientes a la empresa tabacalera Massalin Particulares aumentarán sus precios en un promedio de 4,5% a partir de este lunes, según informó la empresa.

La firma justificó los incrementos a partir de la necesidad de “afrontar la suba de costos y la elevada carga impositiva dispuesta desde el año pasado por el Gobierno nacional”.

En ese sentido, se recordó que en 2016 la carga fiscal se elevó “al 80% del precio de venta de los cigarrillos, lo que la llevó a ser la más alta de la región y una de las más elevadas a nivel mundial”.

Como producto de los incrementos, el paquete de Marlboro costará 51 pesos en su versión KS y 52 en su versión box; 48 el de Philip Morris en KS y 49 en box, y la marca Chesterfield costará 39 en KS y 41 en box.

En tanto, otras marcas de Massalin Particulares como Benson & Hedges, Parliament y Virginia Slims se venderán a 57 pesos en su versión box de 20 cigarrillos.

Massalin ya había incrementado los precios de sus marcas un siete por ciento en promedio a principios de febrero.

Con ese aumento, la marca Marlboro había quedado en $49 en su versión KS y 50 en su versión box; Philip Morris 46 en su versión KS y 47 en su versión box y Chesterfield, 36 en su versión KS y 38 en su versión box.

Ese aumento había sido imitado días más tarde por la competidora inmediata, British American Tobacco, la ex Nobleza Piccardo, en sus marcas como Lucky Stricke, Viceroy, Pall Mall y Camel.

Voceros de Massalin recordaron a los puntos de comercialización de todo el país que, según la Resolución 110/1991 del Ministerio de Economía de la Nación -régimen incorporado a la Ley Nacional número 24.674/1996- se encuentra “prohibido modificar los precios de venta al público de los cigarrillos publicados por las empresas tabacaleras”.